Virgen de los Treinta y Tres

La Virgen de los Treinta y Tres

 

La imagen de Santa María, llamada “Virgen de los Treinta y Tres”, es una talla de la inmaculada Concepción, en cedro americano, de 36 cm. de la primera mitad del siglo XVIII, que se genera en la Catedral de Florida.

Labrada en las Misiones Orientales, resume la primera evangelización y mestizaje de la margen oriental del río Uruguay, la fe católica y su expresión barroca, adaptada por manos indias; la cultura hispánica y la lengua guaraní con la que es nombrada la principal toponimia de la región.

En 1779 la pequeña imagen recibe de Antonio Díaz, indio de Santo Domingo de Soriano, un predio para su capilla en el Pintado, que es elevada en 1970 a viceparroquia y erigida en parroquia en 1805.

A partir de 1809, los vecinos guiados por su Cura Párroco, Pbro.Santiago Figueredo, se trasladan con su patrona a orillas de Santa Lucía, para fundar la Villa de San Fernando de Florida.

La presencia de María -como en otros rincones del Uruguay- es principio de la agrupación social y el asentamiento de familias.

Los grandes acontecimientos de la revolución de la Patria en 1825, tienen su centro cívico en Florida y culminan con la declaración de la Independencia, el 25 de Agosto.

Ante esta imagen de la madre de Dios se celebró la Misa por la patria, se cantó Te Deum y se presentó la bandera tricolor. Por eso, el pueblo espontáneamente fue llamando a la pequeña talla “la Virgen de los Treinta y Tres”.

En 1857 el Gral. Oribe le ofrecía su corona en oro.

En 1925 se dona una nueva corona, adornadas por las joyas regaladas por las mujeres orientales.

La alianza entre el pueblo y la iglesia del Uruguay con María, Virgen de los Treinta y Tres, a quien llama Capitana y Guía, es rubricada por el Papa Juan XXIII, a pedido de los Obispos y el Gobierno Nacional, le otorga en 1961 la coronación pontificia y en 1962 la declara Patrona de la República Oriental del Uruguay. Juan Pablo II, el 8 de Mayo de 1988 le consagró el Uruguay. la fiesta de la Virgen de más Treinta y Tres es el 8 de Noviembre.

 

Su figura, nombre e historia, forman parte del imaginario del pueblo uruguayo, su Santuario integra nuestro Patrimonio Nacional.

Es la Patrona de nuestro país y un símbolo qué, en su permanencia, solidifica los orígenes culturales, raciales e históricos del Uruguay.

Su talla data del siglo XVIII por los guaraníes y fue confiada a Antonio Díaz, indio de Santo Domingo de Soriano, de quién recibió su primera capilla en el Pintado.

Fundadora de la Villa de San Fernando de la Florida en 1825, vio a pie a los Treinta y Tres Orientales con la bandera tricolor, al gobierno provisorio y a la asamblea que declara nuestra independencia.

Fue honrada a lo largo del tiempo con distintas coronas, una obsequiada por Manuel Oribe y otra con alhajas de las mujeres orientales.

Declarada Patrona de la República Oriental del Uruguay por el Papa Juan XXIII, fue coronada solemnemente en la Piedra Alta en 1961.

El Papa Juan Pablo II la honró en Tres Cruces y peregrinó hasta ella en Florida.

Su Santuario – Catedral, que se levanta ante la Plaza de la Asamblea, está enriquecido con delicadas pinturas que representan el nacimiento de Jesús, Pentecostés y la Asunción y Coronación de María. Se destacan sus puertas de bronce, obra de Belloni.